La conferencia internacional de Software libre 2008 (II): Emprendedores

banner con fotos del OSWC08

Otra de las cuestiones por la que tenía interés en ir al congreso era por conocer iniciativas de emprendedores en software libre, y particularmente, emprendedores en software libre para la Web social. Es curioso que este aspecto no tuviese una marcada presencia en el congreso, y que muchos de los grupos de desarrollo de software libre no piensen en constituir empresas que se centren en ese aspecto. Sin embargo, O’Reilly sí incidió en ese aspecto. En su conferencia remarcó que las empresas exitosas en Internet nacen de ideas ambiciosas, casi ingenuas (como “un ordenador en cada casa” o “vamos a ordenar la WWW”). Junto a este tipo de iniciativas, O’Reilly criticaba veladamente la anacrónica hegemonía de los gurús de software libre en la comunidad opensource, que olvida a los emprendedores, tecnólogos y científicos que han hecho posible la propia existencia de Internet. La simbiosis entre las dos áreas de trabajo (Internet y opensource) es tan íntima que no se debe considerar por separado en ningún momento, incluídos sus aspectos históricos. A modo de “reprimenda”, puso una transparencia con fotografías de esas personalidades.
A propósito de la cuestión del escaso espíritu emprendedor, es necesario apuntar dos aspectos que me llamaron mucho la atención, y, que en cierto modo, influyen mucho en la cultura I+D de este país:

  1. El énfasis en la obtención de fondos europeos para proyectos relacionados con software libre (en cierto modo, algo incompatible con un verdadero espíritu emprendedor) y para las TIC en general por un lado, y
  2. La presencia de muchas intervenciones relacionadas con el uso del software libre en las administraciones.

De esta última no tengo nada que objetar, me considero un defensor del abandono de la neutralidad tecnológica de las administraciones, y el uso obligado de software libre (y seguro) en las administraciones. Con respecto a la idoneidad de las intervenciones sobre el primer aspecto, ya no estoy tan de acuerdo. Algún día hablaré de los aspectos dañinos de la inmensa maraña de instituciones, empresas, universidades e Institutos de investigación que obtienen recursos de la UE para sobrevivir, y que en muchos casos se convierte en la única forma de ingresos (los aspectos beneficiosos están claros para todos).

Los estudios de la UE no pueden distinguir -reconozco que es difícil- cuánta riqueza I+D se transfiere a empresas que realmente pueden vivir sin la ayuda contínua de proyectos de los programas marco y cuánta inversión comunitaria da lugar a empresas nuevas y viables. Si algo ha demostrado el mundo del software libre es que con poco se puede hacer mucho, y que si la comunidad detrás de un proyecto concreto es seria, los productos que obtienen pueden soportar modelos de negocio autónomos, sin la constante ayuda de las instituciones.

Anuncios