Una oferta de trabajo versus la realidad de las Ciencias de la Computación en España

Dibujo humorístico sobre el razonamiento automático
Me acaba de reenviar mi compañero J. Antonio Alonso el siguiente correo:

ANU College of Engineering and Computer Science
Computer Sciences Laboratory

Research Fellow

Fixed Term – 2 Years

Applications are invited for a postdoctoral position to work on a project entitled “Foundations and Architectures for
Agent Systems”, which is funded by the Australian Research Council. Applicants should have research expertise in at
least one of agents, machine learning, artificial intelligence, computational logic, or a cognate discipline, and preferably
have strong mathematical skills.

Details at http://info.anu.edu.au/hr/Jobs/Academic_Positions/_CECS4794.asp

Closing Date: 6 June 2008

No es la primera ni la última oferta de este tipo que me llega (ya han llegado otras similares de empresas como Intel, de la que desarrolla el demostrador Pellet, etc.). Pensando no sólo en candidatos, sino en futuros candidatos a este tipo de puestos, he llegado a la conclusión de que algo falla en el sistema educativo español con respecto a la Computación y la Inteligencia Artificial entendida como ciencia. Veamos:

  1. No existe una implantación generalizada de (la licenciatura en) Ciencias de la Computación e IA separada de la Ingeniería Informática. Aunque muchos creen que la primera es parte de la segunda, la realidad es que la Computación juega el mismo papel que las matemáticas dentro de la Ingeniería.
  2. Se debe potenciar mucho más los contenidos matemáticos en los primeros años de los estudios de Ingeniería Informática, hasta el nivel de la licenciatura en Matemáticas. Es impensable que alguien sin conocimientos asentados en matemáticas desarrolle nuevas aplicaciones de gran calado.
  3. Se pueden contar con los dedos de una mano los programas de doctorado con esa orientación (es decir, como el que coordino). Esta situación contrasta llamativamente con lo que ocurre en otros países de nuestro entorno como Portugal, Francia, Reino Unido o Alemania. En esos países sí se forman -de manera habitual- candidatos para este tipo de ofertas.
  4. La actual dinámica de creación de másters propiciada por el proceso de Bolonia está haciendo desaparecer programas de doctorado con perfil investigador, que no pueden competir con el efecto de marketing que los primeros. De ahí que la verdadera innovación, la que nace de la ciencia, quede relegada en nuestro sistema educativo superior en aras del mercado. Me resulta sorprendente que a doctorados de nuestro programa los contraten inmediatamente en laboratorios y centros de investigación (en el Reino Unido y en Italia los últimos), mientras que la dinámica en España sea la contratación como programadores. Incluso, en el campo de mi interés -razonamiento automático en la Web Semántica- existe una potencialidad enorme que no puede ser cubierta por titulados españoles, por las carencias en lógica matemática o simplemente en matemáticas.
  5. El futuro no se presenta mejor: El proceso de creación de nuevos planes de estudios, impulsado artificialmente con el pretexto de la declaración de Bolonia, pretende un acercamiento al mercado que es muy peligroso si pervierte los estudios más proclives a ello, como por ejemplo las ingenierías.

Por resumirlo gráficamente, podemos predecir que no será un estudiante español el que resuelva el problema de si P es distinto de NP.

Anuncios