Conocimiento versus creencias. Deseos versus Intencionalidad

Búsqueda en Google de la palabra

 

búsqueda de la palabra

 

Uno de los objetivos de muchas redes sociales, mundos sintéticos y otras comunidades que cohabitan en la red es la distorsión de realidad física como base para afianzar el círculo casi mágico que rodea a esos proyectos. Es una forma de afianzar la arquitectura social del proyecto, así como una forma de controlar la permeabilidad hacia el mundo físico. Personalmente, no tengo nada que objetar a esa pretensión, todo el mundo acepta esas reglas. Pero también sabemos que, en realidad, el mundo de ahí fuera no es tal como se refleja en la red; eso es parte del juego. Si quieres vivir o jugar en una comunidad, debes aceptarlo.

 

El problema aparece cuando el objetivo es el recíproco del anteriormente comentado. Es decir, es una organización vinculada al mundo físico la que desea controlar la distorsión de la realidad en la WWW. Ilustro este post con el caso clásico: son dos volcados de pantalla que ilustran la búsqueda de la palabra Tiananmen en las páginas de Google en China y Suecia, respectivamente. ¿Se nota la diferencia?

 

La publicación de creencias es usual en la red, y su complejidad es tan alta que parece difícil que pueda, algún día, anotarse para su procesamiento. De hecho, uno de los motivos por los que los estudios sobre comunicación entre agentes software son inservibles para el análisis de comunidades Web 2.0 es precisamente la invalidez de las especificaciones de las performativas. Allí donde la teoría de agentes habla de creencias y de conocimiento habla, fundamentalmente, de agentes artificiales que se comportan bajo premisas -especificaciones- que permiten la descripción adecuada de la comunicación. Sin embargo, el ejemplo que ilustro en este post es la representación de un deseo (el olvido en China de los sucesos de Tiananment, por parte del gobierno Chino) que se instancia en una intención (un objetivo que, en este caso, ha alcanzado con éxito, mediante un plan aplicado a la negociación con Google). A una escala mucho menor, este tipo de injerencias se pueden encontrar en redes sociales (véase por ejemplo el caso de menéame y algunos miembros del PSOE.
Por tanto, posiblemente, este ejemplo sirve para sugerir que los actos de instituciones en Internet podrían ser analizados mediante teorías de agentes racionales, al menos de manera preliminar. Una de las bazas más importantes a favor de esta idea es que la acción institucional, desde un punto de vista general, se comportaría como un agente y no como un sistema multiagente. Es decir, podríamos agentificar una comunidad de agentes como un sólo agente. Existen algunas aproximaciones a esta idea, como la propuesta por T. Bose e I. Treur en el artículo Formal Interpretation of a Multi-Agent Society as a single agent. La cuestión, muy interesante, consiste en combinar esas ideas, formales, con aproximaciones sociológicas (y de análisis político) para estudiar y predecir de alguna forma el comportamiento de instituciones y sociedades del mundo físico en las redes sociales.

 

Conocimiento versus creencias. Deseos versus Intencionalidad

Anuncios