Modelos del mundo utilizados en la confección de ontologías

Un volcado de pantalla de Oracle

Es usual pensar en una ontología como “una formalización de una conceptualización”, donde por conceptualización se puede entender, a grosso modo, una forma de ver el mundo, centrada en aspectos interesantes para el diseñador. Sin embargo, releyendo la versión preliminar de una tesis que estoy co-dirigiendo con J. A. Alonso, creo que esa definición, comúnmente aceptada, es discutible. Existen casos, como el del mundo de la empresa, donde la forma de ver el mundo es, básicamente, una declaración de principios sobre cómo deben ser los procesos de negocio y documentación. En este caso, una vez diseñada la ontología, el responsable pretenderá que el proceso real de negocio y documentación (gestión de documentación) se ajuste al modelo creado. De esta forma, la ontología se utiliza explícitamente para cambiar el mundo objteo de estudio y no para describirlo.

Una conclusión de esta idea es que las ontologías sobre empresa como por ejemplo TOVE, REA y BMO, entre otros, son difícilmente alineables con ontologías que extraen directamente el conocimiento de una empresa (como se hace en el proyecto de tesis antes referido).

Una de las razones más importantes para esta dificultad de conciliación del conocimiento es, quizás, que las bases de datos de la empresa contienen tal cantidad de conocimiento oculto, intangible, sobre la empresa que sólo se puede conocer una vez completado el proceso de integración. Y parte de ese conocimiento es muy importante y específico (tanto que se puede incluso considerar un valor intangible) así como muy útil para la empresa concreta.

Anuncios