El entorno empresarial y la Web Semántica

Este post se aleja un poco del carácter académico de este blog, pero la idea está muy relacionada. Cuando los alumnos me preguntan la razón fundamental para construir una ontología para una empresa, la respuesta evidente, “académica”, no les convence. Y tienen razón, en cierto modo. Construir una ontología cuesta dinero, y no se percibe a corto plazo grandes beneficios para las medianas y pequeñas empresas (por lo tanto, sería un lujo), mientras que las medianas-grandes de nuestro entorno tienen pánico a un proceso de integración semántica que les llevaría una cantidad ingente de trabajo. Las dificultades, en ese caso, son enormes. No sólo por la disparidad de bases de datos y otros documentos, también por la necesidad de cabezas pensantes que sean capaces de evaluar globalmente el proceso de integración o interoperabilidad semántica. Relacionado, este artículo de Cinco Días y este post.

La única solución que se me ocurre es que el proceso lo lidere, aquí, la administración pública, pero eso significaría que la oleada de contratos a empresas requiriendo tecnología semántica desbordaría, con mucho, el tejido establecido en Andalucía. La pescadilla que se muerde la cola. Solución: formación específica (en forma de máster) para añadir ese valor a las empresas.

Anuncios